Tengo unas compañeras de trabajo muy graciosillas…..ayer me traían un articulo del periódico diciendo que habían encontrado la descripción exacta de mí en los últimos días.
Tengo que reconocer que un poco de razón tienen. En el artículo describen perfectamente las consecuencias de introducirte en el mundo blogger si os animáis daros de alta y empezar a escribir es muy fácil y entretenido pero tiene un gran inconveniente, si a la gente de tu alrededor no les atrae pueden acabar muy cansados, este es mi caso.

“Tener una bitácora puede llevar a la obsesión.
Su autor necesita estar continuamente conectado a ella, escribe sólo para decir que se va a dormir, se enfada con sus amigos porque le preguntan cómo está. Ya lo ha explicado en un ‘post’…”


“…….A partir de ese momento, el blog-adicto alcanza su punto de “locura” más alto: no dejar de ojear una y otra vez el contador de visitas de su blog para saber cuanta gente le lee y, sobre todo, comenzar a escribir en serie, por cada rincón de internet, mensajes en tercera persona tipo: “HE DESCUBIERTO UN BLOG BUENÍSIMO, ES ESTE”. Para, acto seguido, escribir la dirección de su blog personal.”

“Es habitual, entre los blog-adictos, una mirada perdida mientras hablas cara a cara con ellos. Si hace tiempo que el blog- adicto era tu amigo, y consigues (asunto muy difícil) sacarle de casa para abrirle tu corazón y contarle tus problemas, el blog-adicto quedará callado, observándote en silencio, haciendo cómo que te está escuchando: pero realmente, lo que desea, es deshacerse de ti para poder conectarse cuanto antes a un ordenador personal que le lleve hasta la tierra prometida: internet, su blog.
Cuando terminas de hablar, hacen caso omiso a tus problemas y te anuncia, con una gran sonrisa de orgullo: -¿Sabes que hoy he recibido 50 visitas en mi blog y 7 comentarios?”