La ley no castiga a quienes usan sin permiso un acceso inalámbrico a internet ajeno y lo hace sólo con el titular de la línea que decide compartirla.


Hace unas semanas ya os comenté la noticia de un hombre detenido en el Reino Unido por usar sin permiso la red inalámbrica de un vecino desde el coche.

¿Qué pasaría en España en un caso similar? En principio, nada.
Según el presidente de la Asociación de Usuarios de Internet (AUI), Miguel Pérez Subías, acceder en nuestro país a la red Wi-Fi de un vecino por el momento no es delito.
Eso sí, si el usurpador decide usar la banda ancha del vecino para delinquir y la Policía lo detecta, el que paga la conexión tendrá que responder ante la justicia.

Lo mejor viene ahora: el Código Penal castiga con hasta dos años de cárcel a quienes decidan compartir su acceso Wi-Fi a Internet.
Personalmente no entiendo nada, tu contratas una línea (que en la mayoría de los casos es un dineral), pagas una cuota que desde luego no es barata (viendo lo que hay en otros países) y además la calidad y rapidez deja mucho que desear. ¿Y no puedes hacer con ello lo que quieras?.

Anuncios