Hay veces que me gustaría gritar al mundo “no estoy bien”, soy una persona muy habladora y risueña, raro es verme un gesto de tristeza, pero sí yo también tengo mis momentos.

Llevo una temporada que la melancolía me inunda necesito esa inyección de energía, alegría, más bien una sobre dosis de motivación.

Suelo animar a la gente que me rodea, escucharles pero en pocas ocasiones son ellos los que me preguntan que tal estás?, necesitas hablar?

Últimamente he oído mucho “que gusto siempre estás sonriendo que envidia…”Que no coño que estoy mal y necesito de vosotros.

No lo he superado, Cuanto te echo de menos, espero que donde estés te acuerdes de lo mucho que te quiero.

Anuncios