Parecía que no llegaría nunca….

Hace un año que mi vida dio un giro de 360 grados. Ahora estoy haciendo un balance de todo lo que ha pasado y con un nudo en la
garganta me veo capaz de afrontarlo de una manera más racional.

He conseguido pasar de la mejor manera posible ese año de luto gracias a toda la gente que he tenido a mi lado ha sido menos doloroso, pero esos momentos de soledad han sido muy duros pero tenían que pasar de una manera u otra. Los que me conocen saben que aparte de la separación he tenido que vivir algún episodio que ha dificultado más sí cabe todo, pero con esto he llegado a la conclusión que soy más fuerte de lo que nunca llegué a pensar, el mundo se me cayó encima cuando por teléfono me dicen que todo lo vivido en 14 años había
llegado a su fin. No encuentras consuelo en nada pero menos mal que tengo muy buenos amigos a los que quiero con locura que me abrieron los ojos y me ayudaron a ver el lado positivo de todo esto.

Todavía alguna lágrima cae por mi mejilla recordando pero creo que estas lágrimas son de alegría por saber la gente que tengo a vi lado que me apoya y puedo contar con ellos. A todos ellos muchas gracias por todo sí no os lo he dicho antes que lo sepáis, os quiero un montón.

A partir de ahora es el comienzo de una nueva etapa, un nuevo año que espero que me depare cosas buenas, que para malas ya tengo el cupo cubierto.